Honda VTR 1000F 1999. Me he vuelto a comprar una moto por menos de 2.000€

¡Y mira que me prometí que nunca más! pero es tan fácil caer: las motos viejas son tan chulas que es prácticamente inevitable cuando te ponen una a tiro en buen estado y a un precio de risa. La nueva protagonista en mi vida es una Honda VTR 1000 F, una auténtica desconocida -creédme- que desde que la vi en este concesionario sentí amor a primera vista. -No apta para el carnet A2-. Os cuento la tontería que he hecho pero lo contento que estoy e iré actualizando durante las etapas de su vida en mi Instagram @eugeniodomenechb y pegándolas en este artículo.

Compra de Honda VTR1000F de segunda mano:

¡Y a mí qué se me ha perdido en una Honda VTR 1000F!…  En primer lugar, que me apetecía volver al bicilíndrico en V! Además se trata de una moto old school total!! y, aunque la moto consuma más gasolina que un Hummer en la guerra, los miles de euros que me he ahorrado en su compra lo compensan… Pero vamos que los 8L/100km normales no me los quita nadie… también es verdad que a mi no me gusta ir normal así que el resultado es menos autonomía que mi Suzuki VanVan 125… a los 120-130 en ciudad me salta el testigo… 

La primer vez que la ví y me di cuenta de que esta moto me estaba pidiendo matraca.

Pero dónde está el fuegote de esta moto: ¡Señores, 1000cc en V real a 90º, los carbus más gordos jamás instalados en una moto de serie (53mm) -si me equivoco que alguien me corrija por favor-! ¡un modelo que la gente tiene que estrujarse el cerebro para saber cual es! ¿A qué quiero llegar con esta enumeración? a que tengo una moto guapa, exclusiva, de comportamiento especial y única por un precio de menos de 2000€. Y que, gracias a su buen estado, es objeto de las miradas en los semáforos.

Con kilómetros -en torno a 57.000 ahora no recuerdo jejeje- , pero su estado y mantenimiento han sido inmejorables y eso una Honda lo agradece -o eso confío ahora… porque luego pueden venir las sorpresas jajajajaja-. con ya casi 20 años. Lo bueno es que si la moto no se muere en el intento, confío en poder venderla a  lo mismo o un poquitín menos, así que a amortización real puede que no sea un mal negocio. Pero de algo estoy seguro: ¡me lo voy a pasar muy bien!

Consejos y ventajas al comprar una Honda VTR 1000 F

Si estás pensando en comprar una moto así -insisto, no es para el A2– te dejo una serie de consejos-ventajas que tiene este modelo.

Un día que me perdí y anochecía… lo pasé regular. Pero al final se solucionó todo… maldito Google.

  1. Es una moto de la que sus propietarios pueden/suelen acabar hasta los huevos: no sabéis lo duro que es tener que repostar cada nada y saber que vas consumiendo más que el monovolumen americano familiar de tu mujer. Además, no deja de ser una moto carbu que cuando te bajas, hueles a bloque motor y a gasolina sucia. Por todo lo anterior, gran parte de las ventas son propietarios que se han cansado de ella o gente que se confundió y ahora busca una moto más moderna o los que querían una R y se han equivocado.
  2. Es una moto que en su día era cara. Si la moto no esta muy de serie y va por su tercer propietario… de entrada no me convencería mucho. Lo mejor: un señor que le haya hecho muchos kilómetros y la tenga que vender por algo más ‘seguro’.
  3. Relacionado con el punto anterior, la moto equipa embrague hidráulico, lo que quita un problema gordo que encontramos en otras motos de segunda mano: su dureza de embrague. Es una maravilla y sólo se encuentra en motos ‘premium’, así que es un extra por el que, por ejemplo decantarse por la Honda y no por la Suzuki SV 1000F.
  4. Los frenos y la suspensión son chusteros. Hay que contar con ello, es parte de la magia de llevar una moto con alma propia, que hay cosas que fallan. Tengo que apretar el amortiguador trasero al tope y ser consciente que durante un rato a fuego por curvas la frenada se fatiga y, como ya me pasó persiguiendo a un deportivo por los Alpes, de repente en una curva te vas largo y hay que corregir.
  5. No tiene ABS ni control de tracción: ¡Y LO AMO! Ese feeling y la falta de tecnología es algo tan rico y maravilloso y tan esencialmente motero que es, según mi punto de vista, un plus.  

Mi primera revisión a la Honda VTR 1000F: 60.000 Km

 

Y por fin llega el día esperado. Aprovecho un frío día vacacional de invierno para ir a un taller amigo donde puedo meterle mano a mi moto y ver en qué condiciones reales la compré. 

El cambio de bujías me confirmó que era necesario, no drástico. Emplacé nuevas bujías de iridio, lo hiperrecomiendo, esta moto tiene un acceso PÉSIMO a las bujías, no os lo podéis imaginar, ¡qué c****o! Y encima o tienes herramientas mágicas cerca o estás vendido. 

En cuanto al aceite, estaba ya negro, pero dentro de lo normal. El filtro de aire estaba bastante limpio pero ya que o había comprado -de los baratos- lo terminé de cambiar-.

Otros ajustes:

Suspensión trasera a tope. Ahora me da mejor feeling en los giros. Y es que antes, parecía que la moto quería levantarse durante la trazada; era algo irregular en el giro, ¡pero ahora es mucho más precisa!.  Lo que sí que deberá ser lo próximo -y no es tan barato- es el kit de transmisión enterito… Esto es algo que suele pasar en motores gordos bicilíndricos, se destensa de forma irregular y el flujo de la potencia a la rueda ya no se siente tan lineal. También espero poner nuevo neumático en la próxima visita a taller. Calculo que en primavera. ¿Algún neumático que se me recomiende para esta burra? -el plan sería ir a saco todo el verano con ellos-

¿Dónde estará el solazo, el caloruzo, el asfalto pegamentoso del verano…? ¡qué vuelva!

Resumen: Por el momento, cero fallos, consume como un elefante con hambre voraz… pero es lo que hay. Me mola mi moto, ¡sigamos rodando!

Primera caída -tonta-: Intermitente fuera, rascada y palanca de freno trasero doblada

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como sabéis hace falta mucho frío o mucha nieve para que yo me baje de la moto. El caso es que en el invierno frío de Múnich, no considreré un peligro real que existe en esta época del año…

Por lo visto aquí se distribulle junto con la sal de grava. La grava ayuda en las aceras y carreteras en caso de helada para que las piedras actúen como agarre. Lo que sucedió es que, probablemente un día de limpieza o por sencilla acumulación, había un centímetro de grava en una curva de mi barrio. No iba rápido, ni siquiera frené con el freno delantero, directamente -tras haber frenado para hacer un giro a derechas- la rueda delantera resbaló sobre la densa capa de piedrecitas y la moto se venció sobre su morro ‘a cámara lenta’ lo que terminó con un arrastrón en el que me hice un raspón en el tobillo. Nada más. Eso sí, la moto tiene ya una cicatriz en el carenado derecho y  el intermiente se aplastó. 

 

los intermitentes que compré online no eran suficientemente largos como para sobresalir en el carenado frontal -problema- así que mangué un intermitente del taller para situarlo de modo provisional en espera de desmontar los traseros y así situar delante los traseros y detrás los cortos que acababa de adquirir. ¡Sorpresa la mía cuando me di cuenta de que ahora llevaba una moto de estética BMW! jajaja 

Un mecánico fortachón quiso ayudarme a enderezar el pedal de freno y cuando ya casi estaba a punto de estar en su posición original: ¡crak! partió. De suerte, Gregor, un mecánico muy mañoso aceptó de buena gana soldar la pieza para evitar tener que comprar una. Así que a él las gracias: la moto funciona de nuevo al 100% y puedo señalar que me voy a la derecha. Ahora a esperar a que me brote cambiar de nuevo los intermitentes. 

Este artículo lo voy construyendo desde INSTAGRAM @eugeniodomenechb , donde te invito a seguirme, iré actualizando mi vida con esta Honda VTR1000F.

Anuncios
Esta entrada se publicó en Información, Opinión y Consejos y está etiquetada con , en por .

Acerca de Eugenio D

Máster en Dirección y Gestión de Medios de Comunicación Por el IESE y la Universidad de Navarra. Periodista del motor y otros lances más audiovisuales. Descubrí la necesidad de que existiera alguna publicación informativa relacionada con el mundo del A2 que mantenga informados tanto a los moteros expertos como a los nuevos aventureros. ¡¡¡Amamos las dos ruedas!!!

2 pensamientos en “Honda VTR 1000F 1999. Me he vuelto a comprar una moto por menos de 2.000€

  1. Toni

    Vaya pepino amigo, y muy bonita ese azul es precioso, tendrá 20 años pero el modelo aguanta a los flash muy bien, a darle gas!!

    Responder
    1. Eugenio D Autor de la entrada

      Gracias Toni!!! ya tiene un arañazo jajaja -preparando la primera actualización!- la verdad es que sí que me parece que aguanta mucho! tengo ganas de darle muchísimo gas -habrá vídeo hasta con dron, ya lo adelanto- Vs!!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.